Un zapato, por muy bonito que sea, es un objeto. Aunque sea fruto de un trabajo creativo, sigue siendo un accesorio con formas estáticas.
Una escultura o una obra de arte no tiene nada de elegante. Un zapato tampoco. La elegancia, la adquiere en los pies de ese hombre o de esa mujer, cuya gracia, cuya planta, hacen que sus zapatos cobren vida. cobren elegancia.

Muchas personas se frustran cuando encuentran a alguien con el mismo vestido, o los mismos zapatos. Ese «temor» a perder prestigio u originalidad es infundado ya que solo por la personalidad única que cada uno tiene, hace que nadie se da cuenta del parecido.

El carácter humano de la elegancia
La elegancia, la trae la persona que lleva los zapatos y no al revés. Un cateto seguirá siendo cateto, se ponga lo que se ponga. Hasta los porteros de discoteca lo saben, cuando rechazan a algunos chicos

OriginalShoes y la elegancia
Al contrario de nuestra otra plataforma Conbuenpie, en OriginalShoes, hemos querido ofrecer una selección de los zapatos que mas nos gustan.
Pero tanto en Conbuenpie como en OriginalShoes, solo ofrecemos zapatos. La elegancia, la ponen nuestros clientes